Urchueguía - SuperHispano

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Urchueguía

Redacción

Corría el año 2006 cuando el diario "Diagonal" hacía pública la sospecha de que Ana Urchueguia (PSOE), a la sazón alcaldesa de Lasarte-Oria, también vicepresidenta de Euskal Fondoa, y el alcalde de Somoto (Nicaragua) canalizaban desde 6 años atrás los fondos de cooperación de la Asociación de Desarrollo Comunitario (ASODECOM) hacia proyectos empresariales llenos de irregularidades, financiando los cuantiosos bienes adquiridos por los miembros de ASODECOM, y enriqueciendo a un grupo de personas entre las que se encontrarían Ana Urchueguia y Marcio Rivas, alcalde de Somoto.

Los innumerables proyectos que allí desarrollaba Ana Urchueguía y el tiempo dedicado a supervisarlos personalmente (unos seis meses al año), así como la relación afectiva que mantenía con Marcio Rivas, entonces alcalde de Somoto y presidente de ASODECOM, le hicieron  ganarse el apelativo de “alcaldesa” entre la población somoteña. Una relación que además ha asegurado a ASODECOM una cantidad que supone buena parte del dinero dedicado por Lasarte a cooperación (un 1,6% de su presupuesto municipal), y que en 2006 sumó un total de 374.733,49 euros. Otros municipios aportaban también financiación (Logroño, Leganés, Irún, Hernani, Federación de Municipios Madrileños, Comunidad Económica Europea...).

Algunos de los proyectos financiados bajo el rótulo de la cooperación, fueron la empresa Lácteos Froylán y el proyecto de inseminación artificial. Según fuentes consultadas por DIAGONAL, en ambos casos las ayudas fueron desviadas hacia importantes productores que,

incluso, se beneficiaron de la construcción de caballerizas y diversas infraestructuras. "Lácteos Froylán, que debía aprovechar el incremento en cantidad y calidad de la leche a partir del proyecto de inseminación artificial, acabó comprando la producción no a los pequeños productores, sino a aquellos que ofrecían mejores precios", hasta que en 2005, Lácteos Froylán se convertía en una Sociedad Anónima en manos de ASODECOM.

Las denuncias de actuaciones ilegales por parte de ASODECOM en las conversaciones que DIAGONAL ha tenido en Somoto con los afectados eran contínuas. Según estas fuentes, el desvío de proyectos hacia gente adinerada tendría como finalidad el poder inflar facturas a cambio de ser beneficiados por el dinero de los “proyectos de cooperación”: dinero incluido en los proyectos, pero descontado de las nóminas de los trabajadores; obras de 300 dólares facturadas en 5.000; empleados inexistentes que cobran nómina, o firmas falsificadas por los administradores iban saliendo a la luz.

Familias con ingresos de 30 dólares (ó menos) al mes por persona narraban que en un proyecto de construcción de 30 casas iniciado en 2004 se les pidió 90 dólares y un pago mensual de ocho dólares para acceder al mismo.

En otro reciente proyecto de alimento por trabajo destinado a las mismas comunidades, los ‘beneficiados’ confesaban a este periódico recibir por ocho horas de trabajo menos de dos dólares en alimentos. En todos los casos, los afectados (temerosos), pedian permanecer en el anonimato.

Marcio Rivas tomaba la alcaldía de Somoto en 2004, y los proyectos de ASODECOM se centran entonces en grandes obras públicas como el Palacio Municipal (con un presupuesto de casi 450.000 dólares, de los cuales 220.000 aportó Euskal Fondoa) o el gran boulevard. Destacan además los 18.000 euros que la Oficina de Hermanamiento Lasarte-Oria/Somoto (OHLOS) dedicó al mantenimiento de un cuerpo policial que, según Iñaki Múgica (teniente de alcalde de Lasarte y frecuente acompañante de Ana Urchueguia en sus viajes), sirven para "dar servicio en el orden público y vigilancia de mercados, fiestas, calles...”.

Los administradores de ASODECOM, Mario Hernández, Marylú Hernández y Denis Figueroa, se dejaban ver con coches nuevos, ropa cara y comprando casas y terrenos. El alcalde de Somoto y la alcaldesa de Lasarte fueron acusados de tener a su nombre varias de las empresas y terrenos comprados con dinero de la cooperación. Ana Urchueguia se construyó una casa con piscina a escasos metros de una comunidad cuyos niños están seriamente afectados por la desnutrición. Todas estas prácticas hicieron que ASODECOM pasara de tener en 2004 un presupuesto de 884.397 dólares, a una situación de bancarrota dos años más tarde.

Ana Urchueguia, la ’alcaldesa’ de Somoto, era descrita por todos los consultados como "una mujer déspota y autoritaria que se niega en rotundo a que nadie salvo ella tenga control sobre los proyectos de su Ayuntamiento en la localidad nicaragüense". En el Centro Técnico Rural de San Luis, dirigido a jóvenes sin recursos, y bajo la dirección

de Marvin Corrales (oscuro personaje que pasó 12 años en la cárcel por ser responsable de dar la información que llevó a la muerte a dos comandantes sandinistas y a la violación de otra), el dinero era desviado para fines particulares y las nóminas eran falsificadas. Cuando todo ello fue descubierto por parte del personal del Centro, Ana Urchueguia amenazó ante la asamblea de ASODECOM con terminar las ayudas si se despedía a Marvin Corrales.

En una carta de Marcio Rivas a Ana Urchueguia, fechada el 24 de noviembre del 2000, se habla ya del “nacimiento de ASODECOM”, teniendo su origen en la Comisión de Desarrollo Comunitario (CDC). A partir de ese momento se realiza una descapitalización de la CDC, tanto material como de recursos humanos, en beneficio de ASODECOM. Uno de los bienes afectados fue el terreno en el que posteriormente se ubicaría el Centro Técnico San Luis. En 2004 el vicealcalde, Mauricio Cajina Canelo, acusaba a Marcio Rivas de quedarse con todo lo comprado con el dinero de la CDC. Rivas declaraba: “Un par de balazos es que le voy a pegar”, refiriéndose a Cajina. Ana Urchueguia desde Lasarte había monopolizado a través de un decreto en el que se puede leer que “el único órgano competente en la gestión y desarrollo de los proyectos subvencionados por la alcaldía (...) es el Ayuntamiento de Lasarte-Oria”. Por tanto, “se deberán abstener de dar cuenta o informar a cualquier otra persona o autoridad”. Si alguien estuviera interesado en alguna información, “se le indicará que dicha información se debe solicitar a este Ayuntamiento de Lasarte-Oria, en la persona de su alcalde”.

4 años después...
 
 
Search Engine
Regreso al contenido | Regreso al menu principal