Pequeños trucos - SuperHispano

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Pequeños trucos

Recetario

Para mejorar los platos de legumbres

Se puede espesar un poco el caldo; para ello, tomamos un cacillo de las legumbres que hayamos preparado (lentejas, alubias, garbanzos) y lo trituramos con un poco de su caldo. Lo añadimos a la cazuela y se remueve.

Frituras crujientes y poco grasientas

Fríe los alimentos cuando el aceite esté bien caliente y en dos o tres veces, para que la temperatura de fritura no baje de golpe. Escurre siempre todo lo que frías en un papel de cocina antes de ponerlo en el plato.

Croquetas más sabrosas

Haz la masa de las croquetas usando en lugar de leche una mezcla de leche y de caldo de pescado. Si son de carne, prueba a añadir dos cucharadas de jugo de carne (que te haya sobrado de un asado o guiso de carne); verás como todos comentan que son las mejores croquetas que han comido nunca.

Corregir una comida sosa ó salada

Además del remedio obvio de añadir sal, (que será sencillo en platos con líquidos o salsas), otra solución es añadir un poco de salsa de soja o un poco de queso rallado que por ser alimentos sabrosos con mucho umami consiguen potenciar los sabores que nos faltaron.

Para arreglar un plato salado, lo mejor es añadir algo de líquido para diluir la potencia del sabor, o añadir verduras pochadas de sabor dulce como patata, zanahoria o cebolla, que compensen el exceso, dejando cocer un rato el conjunto.

Pochar la cebolla más rápido y sin quemarla

Espolvorea un poco de bicarbonato como si fuera sal por encima de la cebolla, y dejala a fuego lento; verás cómo se pocha mucho más rápido sin tostarse (al principio soltará mucha agua y después se hará muy rápido).

Espesar una salsa

Puedes reducir la salsa poniéndola al fuego, pero si solo necesitas darle un poco de textura, añade una cucharada de copos de puré de patata y mezcla. Ya verás como toma cuerpo en muy poco tiempo.

Rebajar el picante de un plato

Uno de los remedios para bajar el nivel de picante es añadir fruta o lácteos, algo muy frecuente en la cocina hindú. Si el tipo de receta lo admite, añade un poco de nata líquida ó de leche de coco; si no, puedes añadir manzana rallada para bajar la intensidad del picante.

La salsa ha quedado muy blanquecina

El motivo suele ser que las aspas de la batidora meten mucho aire en la preparación y se pierde el bonito color que habíamos conseguido. Pon la salsa triturada en un cazo y deja que cueza 5 minutos a fuego lento hasta que el hervor elimine las burbujas de aire y la salsa recupere su bonito color.

El caldo ó guiso está muy grasiento

Guarda el caldo o el guiso en la nevera y déjalo unas horas hasta que la temperatura fría haga que la grasa se solidifique en la parte superior. Retira el exceso con una cuchara y disfruta de todo el sabor sin el exceso de grasa.

 
Search Engine
Regreso al contenido | Regreso al menu principal